I Ciclomarcha MTB Pelayos

febrero 13, 2017

Febrerillo el loco nos dejó un domingo lluvioso, nada más es agua y con un buen chubasquero se puede salir a practicar nuestro deporte favorito.16683968_1869058830004212_3045399423041708028_n

Cuatro amigos del Club Moskito Bikers nos desplazamos a Pelayos de la Presa, pueblo cercano de la Comunidad de Madrid. Pese a la lluvia se han concentrado un buen número de participantes en la salida. A las diez comenzamos el recorrido preparado por la organización, un breve paseo por el casco urbano y pronto salimos a los caminos. El terreno no puede drenar todo el agua que cae pese a todo se puede circular perfectamente, sorteando algunos charcos y metiéndote de lleno en otros. La primera parte del recorrido discurre por pistas mal asfaltadas, subimos las primeras lomas que van poniendo a cada uno e su sitio. El recorrido es técnicamente muy fácil hasta el momento, la única dificultad es el resbaladizo barro en las bajadas y que agarra la bici en llano y subidas obligando a un sobre esfuerzo físico y de concentración.

16730455_1869057826670979_3833335964080136950_n

La primera dificultad técnica la tenemos en la conocida bajada de las zetas que nunca defrauda, es diversión asegurada. Con esta bajada regresamos al pueblo, termina el recorrido corte de 30 km. a una hora muy temprana pues apenas son las doce y cuarto. Pretendo hacer el recorrido largo, el de 40 km, así que continúo ahora en busca de las laderas situadas al sur del Pantano de San Juan.

Lo primero que me llama la atención es un cartelito que pone ” bienvenido a territorio comanche”, estos chicos de Pelayos son unos guasones.

Los restantes kilómetros se transita por senderos muy técnicos, subidas por lanchas de piedras con mucho desnivel, bajadas por trialeras embarradas y con mucha pendiente. Las fuerzas no están para estos lujos, así que la prudencia y la falta de fuerzas me obligan a echar pie a tierra para terminar la prueba tan felizmente como ha discurrido.


Por el reino de Patones.

diciembre 4, 2016

En los días de otoño, cuando no sabes qué ruta hacer porque amenaza lluvia y el barro de los caminos te desanima a salir con tu bici, esta ruta es totalmente recomendable. Salimos de Patones, un pequeño pueblo de la comunidad de Madrid cercano a Torrelaguna y de fácil acceso desde la NI.

15250935_1343580275674021_3147819568970356329_o

Compañero de ruta, junto a Markievich y Arantxa

En dirección norte por un sendero escalonado cubrimos los primero metros en dirección a Patones de Arriba, pintoresco pueblo que merece una pequeña parada y visita. Para continuar con nuestro recorrido tenemos que desandar parte del camino y dirigirnos hacia la construcción que corona el cerro cercano en dirección este. La mencionada construcción pertenece al sistema de sifones que permiten salvar los valles y desniveles que jalonan el recorrido de la conducción de agua del Canal de Isabel II.

15235543_1343580639007318_5916489159758714946_o

Markievich junto a uno de lo “sifones”

Merece la pena desviarse unos pocos metros de nuestro recorrido para visitar esta construcción y contemplar las vistas sobre la vega del Río Jarama. Pronto abandonamos la conducción de agua para adentrarnos en dirección norte por la vega del Río Lozoya, el paisaje de monte se transforma en un paisaje ribereño por zonas umbrías que acompañamos hasta que podemos cruzarlo por la pequeña pasarela en el Azud de la Parra.

15272029_1343581102340605_2052936370065502789_o

Según nos alejamos de la vega del río aparece un bosque de pinos por el que vamos ganando altura por una pista franca y sin más complicación que la engañosa pendiente. Así llegamos al pueblecito de Alpedrete de la Sierra, de obligada parada para reponer agua y descansar.

El siguiente objetivo de la ruta es la visita a las Carcavas, un peculiar paisaje originado por la erosión diferencial del agua sobre los diversos materiales del terreno. Para visitarlas tendremos que tomar una serie de caminos pedregosos en continuo ascenso, que luego desandaremos. Gracias a la tecnología GPS conseguimos enlazar caminos y senderos para llegar al punto de destino.

15325136_1343581802340535_6933704172767538443_o

De regre15326129_1343582475673801_6905105740198844525_oso a la pista principal seguimos nuestra ruta, ahora por una pista mal asfaltada con continuos repechos que desemboca en el sifón del Pontón de la Oliva desde donde podemos divisar de nuevo la vega del Jarama y las poblaciones de la comarca a vista de pájaro. El descenso hasta la histórica presa del Pontón de la Oliva, esta obra de ingeniería fue pionera en su época y permitió el abastecimiento de agua potable a la ciudad de Madrid.

La ruta puede continuar por los senderos pegados a la conducción de agua, pero si las fuerzas van justas se puede optar por hacer los cinco últimos kilómetros por la carretera que nos llevará de nuevo a Patones. Para terminar solo nos resta reponer fuerzas en uno de los bares del pueblo, dando así por finalizada una estupenda ruta con unas viandas bien merecidas.

 


La noche de las luces

julio 14, 2016

https://www.strava.com/activities/640376362/embed/db7f141e420b83bc28c5a21123a00c36010e152b
“Las bicicletas son para el verano”,  quién inventó esta frase no conocía el tórrido verano madrileño, 40 grados a la sombra. El remedio: equipar tu bici con unas buenas luces y salir cuando cae la tarde.  La ruta no es nueva, la novedad está en hacerla con el fresco de la noche; quedamos unos cuantos amigos a las nueve y media en la plaza del Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón para esta ruta, las fotos de rigor, un breve paseo por el casco urbano y a lo nuestro…una rápida pista camino del Río Guadarrama.

WhatsApp-Image-20160713

Llegamos a la vega del río por el Camino de la Alcantarilla, con cuidado al bajar por el pedregoso camino roto además por surcos muy peligrosos. Continuamos por el cordel real del río que nos acerca hasta el archiconocido puente de hierro. Antiguo puente ferroviario sobre el Guadarrama que unía Madrid con Almorox. Una breve pausa para reagrupar, el ritmo es muy vivo, como se está haciendo normal en las salidas del club moskitobikers donde todos van con el cuchillo entre los dientes.

WhatsApp-Image-20160714c

Por el Camino de la Zarzuela desandamos parte del camino por la otra orilla del río, hasta enlazar con el camino que nos llevará a la Fuente de los Manantiales donde abandonamos el término de Villaviciosa de Odón. Es noche cerrada, sufrimos el abandono de Javi por rotura de la patilla del cambio, un apaño de urgencia para que llegue hasta casa y el resto continuamos dirección Brunete por el camino de servicio del Canal.

WhatsApp-Image-20160713e

A medida que refresca la noche vamos aumentando el ritmo, limitado por la ausencia de luz y nuestra discutible pericia para pedalear bajo los focos. En Brunete el grupo se desprende de otros tres elemento, demasiado para algunos, el resto continuamos hasta Quijorna aumentando el ritmo. Una breve parada en la fuente para reponer agua y continuamos por el camino hacia Valdemorillo. Subir era la idea original, pero perdimos demasiado tiempo con la reparación de Javi y optamos por acortar en dirección a Villanueva de la Cañada. Bordeamos este último municipio por el norte, una calle que nos lleva al “Camino de Madrid” por donde nos acercamos al Río Aulencia, afluente del Guadarrama.

 

Circulamos agrupados a toda velocidad para aprovechar al máximo la luz de los focos. Así llegamos a la confluencia con el Río Guadarrama, cerca de la urbanización de La Raya. Cruzamos el Guadarrama por un desvencijado puente de tablones y así alcanzamos nuevamente el término municipal de Villaviciosa de Odón. Por el camino de las Huelgas llegamos a la Urbanización del Bosque; ya estamos en casa, unos kilómetros más y estamos de vuelta en la plaza del ayuntamiento. Es la una de la madrugada, todo está cerrado y en silencia, mejor será que nos vayamos para casa que hoy dormiremos a pierna suelta después de esta tremenda ruta a la luz de los focos.


” El infierno cántabro “

mayo 24, 2016

fe16b75e94d3f8e54c2588d2ebb7191313268271_549140195257022_8357299829105399849_o

Los 10.000 del Soplao, “El infierno cántabro” como lo quieren llamar pero en realidad es el paraíso para los amantes del ciclismo de montaña. Durante mucho tiempo soñaré con las rápidas bajadas de las Minas de el Soplado, del Moral o de Cruz de Fuentes, un paraje espectacularmente verde, una pista en perfecto estado para rodar con los baches y piedras suficientes para no quitarle ese punto de emoción; una climatología cambiante entre el húmedo calor de las zonas bajas y el frio granizo en las cumbres.

índice24

Esta carrera ciclo turista se ha convertido en el objetivo de muchos ciclistas aficionados durante su temporada, para algunos basta con terminarla mientras que otros intentan mejorar el tiempo que realizaron en ediciones anteriores. Todos tenemos el mismo motivo para ir a Cabezón de la Sal a tomar la salida, nos apasiona el ciclismo de montaña.índice7b

Pero para poder lograr nuestro objetivo no basta con presentarse en la salida con la bici, los meses anteri13221468_1086690271396007_8705970225128588863_nores hay que llevar un estricto entrenamiento físico y cuidar lo más posible la alimentación. Puedes encontrar mucha información en Internet pero si tienes la suerte de pertenecer a un club ciclista como Moskito Bikers tienes mucho ganado. Empezando por la logística necesaria, buscar alojamiento cerca de la salida y organizar el desplazamiento conjunto te ahorrará tiempo y esfuerzo que necesitarás para dar pedales. También es una gran ventaja aprovecharte de la experiencia de los compañeros que llevan dos y tres “soplados” a sus espaldas.  Cómo alimentarse los días previos a la carrera y durante la misma, qué equipo será necesario y qué posibles problemas te encontraras en el recorrido. Esta marcha no es solamente una prueba de esfuerzo físico, es además una prueba de superación mental para el deportista..

 

Superado el entrenamiento, mentalizado y dispuesto a terminar los 162,5Km con los 4802m de desnivel positivo, solo nos queda tomar la salida al rito de highway to hell y disfrutar de las muchas horas sobre la bici que nos quedan por delante.índice20

 

Aquí os dejo a mi familia deportiva, los Moskito Bikers,el club cilista de Villaviciosa de Odón que ha participado en esta X edición del “infierno cántabro”.  ¡ Gracias por todo chichos !

índice11

 


Ruta por “Los Galayos”

octubre 26, 2015

12191366_877765538939497_3935797510501255378_oDomingo, 25 de octubre. El Club Ciclista Guadarrama organiza para sus socios esta ruta, por un casual dos moskitos somos invitados a participar. Comienza el recorrido junto al Castillo Don Álvaro de Luna ( o de la Triste Condesa ), en Arenas de San Pedro capital del Tietar. Los primeros nueve kilómetros discurren por una zona llana, bordeamos el Embalse de Riocuevas , calentamos poco a poco nuestras piernas. Nos vamos adentrando en un bosque plagado de castaños junto al Río del Arenal que nos hace ganar altura. El numeroso grupo rueda unido, pronto con las primeras rampas se romperá evidenciando la condición física de cada ciclista. 12140767_877763435606374_5441353785770875595_n

A duras penas mantengo la distancia con el grueso del grupo, cada vez rampas más fuertes que en algunas ocasiones me obligan a echar pie a tierra para superarlas. El paisaje ha tornado en un denso bosque de pinos que apenas deja ver el sol, la climatología  benévola acompaña y pedalear a los pies del pico “La Mira” es una atentica delicia. Cruzamos la pista forestal que conduce al pueblo de Guisando, mientras seguimos ganando altura, coronamos el “Collado del Pegujal” desde donde divisamos a vista de pájaro Guisando hacia el que nos dirigimos descolgandonos por unas trialeras muy divertidas. El paso por el pueblo, entre callejuelas y corredones aporta otro aliciente más a esta ruta; no todo va a ser campo y monte. Los paisanos toman el aperitivo al sol en los bares del municipio, denasiada tentación que resistimos malamente por la premura de terminar los kiómetros que aún nos quedan pon delante.

12065930_877765658939485_3709577854270134085_n

Pronto comenzamos otra vez a subir, debemos atravesar al otro lado de la sierra en dirección a “El Arenal”, la subida es mucho más llevadera que las anteriores rampas, asfaltada con cemento en algunos tramos subir es más fácil pese al esfuerzo acumulado. La llegada a la población se hace por un pedregoso sendero junto a un arroyo, no demasiado complicado. Abandonamos el pueblo pedaleando a la sombra de castaños y junto a un arroyo que atravesamos por un desvencijado puente de madera. Poco a poco nos vamos animando, los senderos se van transformando en una rodadora pista que pica haci el valle perdiendo altura. Volamos por la pista, se acerca la hora de la comida, nos salen alas solo pensando en la cerveza fresca que nos espera. Así llegamos otra vez a Arenas de San Pedro, donde muy acertadamente el Club organizador ha pactado el uso de las duchas del centro BTT Bajo Tietar .

La ruta “opcional” en este caso es de obligado cumplimiento, nos espera una estupenda comida y rato de charla con los compañeros de ruta en el restaurante “El lobo cojo”, Un final de ruta acorde a la dureza de la ruta diseñada por los amigos del Club Ciclista Guadarrama, ¡qué buena gente!.12186812_877765918939459_7331053315698984716_o

 


I Master Class Urban Villa By MOSKITO BIKERS

septiembre 27, 2015

Hoy toca Ciclo de fiesta a ritmo del “chundachunda” .

Todos los ciclistas, de todas las edades y condición, entrenamos. Algunos lo hacemos para superarnos, para encontrarnos mejor físicamente; otros siguen metódicos programas de entrenamiento y alimentación más propios de profesionales del ciclismo que de simples aficionados. En el club que mejor conozco, Moskito Bikers, o los moskitos como nos llama todo el mundo, tenemos ciclistas de todos los tipos, incluso alguno que dice no entrenar con una pícara sonrisa en la boca.

Y de aquí surge mi afición al ciclo indoor, una manera divertida de entrenar al ritmo de la música en el gimnasio los fríos días de invierno, cuando llueve o simplemente cuando lo conviertes en una sana rutina. No soy un caso único, coincidimos muchos practicantes de esta nueva forma de mantener sano el corazón.

MasterClassVillaEste año 2015 en las fiestas patronales de Villaviciosa de Odón surgió, como suelen surgir estas cosas casi por casualidad, la oportunidad de organizar en la plaza del pueblo una Master Class, dos horas pedaleando a ritmo de música discotequera y dirigidos por los monitores del CORPORE, el centro deportivo donde acudo habitualmente a entrenar. Una conversación informal, un mensaje al teléfono del presi del club y se formó el lio. 100 bicicletas estáticas, cuatro monitores, y la ilusión de todo el club Moskito Bikers para ofrecer a sus vecinos este espectáculo como parte de la programación de fiestas.

IMG-20150923-WA0007Y todo salió perfecto, contar con el apoyo de este club es garantía de éxito, el que no lo sepa ver o valorar tiene un problema de visión. Un servidor que no pudo participar, porque no se puede sorber y soplar a la vez, me encontraba feliz y solo tenía que ver la cara de mis vecinos y amigos cuando vieron las 100 bicis colocadas junto al escenario de la plaza, ver como disfrutaron las dos horas de la música y de otra forma de practicar su deporte favorito.

Muchas gracias a todos por participar, al ayuntamiento por su necesaria y justa colaboración, al centro deportivo CORPORE por patrocinarnos y muy especialmente a sus monitores de ciclo que son unos grandes profesionales. Y sobre todo, a los miembros del Club Moskito Bikers que me aguantan y siguen el rollo cuando los meto en estos jaleos.

https://goo.gl/photos/sNwSvTRNx7AtK2KD7


De Villalba a Cuelgamuros

diciembre 6, 2014

Ruta aventura propuesta por el amigo Markievich para este primer sábado de mes. Es el primer día frío de este invierno, pero no parece que la lluvia o el aire vayan a molestar por lo que se cumple mi regla de los tres meteoros – no salir al monte si se juntan dos de tres factores climáticos, frío, lluvia y viento; con dos se puede pensar, pero con tres las rutas se hacen muy complicadas.

1452446_872712822760771_1617929659016922712_nSalimos de la estación de Villalva cuatro ciclistas en dirección a El Escorial, por amplias pistas sin apenas desnivel. Es un agradable paseo, el camino está repleto de enormes charcos que vamos esquivando para no mojarnos en un entretenido zigzagueo. Junto a dehesas de ganado bravo llegamos a la entrada del núcleo urbano, un paso rápido por el asfalto y sin apenas darnos cuenta estamos pedaleando por el bosque de la Herrería en dirección al mirador desde el que Felipe II controlaba los avances de las obras del Monasterio. Parado obligada para hacernos la foto de rigor y continuamos nuestro recorrido, el siguiente objetivo es subir el monte Abantos por  las llamadas zetas. La blanca nube que cubre el monte no tranquiliza, y subiendo por el sendero una niebla helada cae sobre nosotros; no es lluvia, no es nieve, son gotas de hielo que arroja el viento sobre nosotros. Al abrigo del pinar calentado a ratos por un tímido sol subimos por el complicado camino lleno de raíces resbaladizas que nos obligan a poner pie en tierra en muchas ocasiones.

10253829_872712896094097_6385538878100015958_nSin apenas problemas llegamos a la pista forestal que sube al puerto de Malagón, poco antes de coronar nos desviamos rumbo  noreste hacia el Pico Abantos (1753m.) La  temperatura ha descendido por debajo de los cero grados, y el aire aumenta la sensación de frío, mientras pedaleamos mantenemos el calor corporal en límites aceptables; pero la parada fotográfica en el pico abantos nos causa a algunos los primeros problemas físicos. Duelen los dedos de las manos, totalmente insensibles al tacto, los pies están frios, tan frios como el suelo que pisamos… hay que salir rápido de esta zona y perder altura para que suba la temperatura y los cuerpos recuperen el calor perdido en la parada. Pegados a la cerca  de “Cuelgamuros”,  muro hecho a base de grandes bloques de granito, nos dirigimos hacia el refugio de montaña conocido como “La Naranjera”. El camino se torna intransitable sobre la bici,  grandes pendientes de piedras heladas nos obliga a caminar pese a que algunos lo intentamos y dimos con nuestros huesos en el suelo helado.Refugio "La Naranreja"

Ateridos por el frío llegamos al refugio, hay que moverse para activar la circulación y entrar en calor. Hemos perdido unos 150m de altura y al mismo tiempo ganamos algún grado de temperatura. Después de las fotos de rigor continuamos avanzando en dirección oeste, todo el tramo a pie empujando las bicis, el camino es intransitable, grandes piedras salen del camino como setas con amenazadores aristas cortantes y no podemos hacer otra cosa que avanzar empujando nuestras bicis. El objetivo es alcanzar el collado del Hornillo lo antes posible, pero en esta ocasión el track que llevamos cargado en el navegador nos va metiendo por todos los senderos trialeros y alejándonos de las pistas, el camino que llevamos está totalmente intransitable y comenzamos a descender hacia el Embalse de la Jarosa sin alcanzar las pistas del collado. Llegando al embalse, por fin, encontramos senderos que nos permiten volver a montar en nuestras bicis y volver a coger ritmo.

10801635_872713362760717_2221801526783891474_nEl regreso desde el Pueblo de Guadarrama, pasando por Alpedrete hacia Villalba , es un perfecto fin de aventura, el sol nos abandona pero llegamos con el tiempo justo para tomarnos una bebida caliente y alguna vianda mientras compartimos impresiones sobre la dura, durísima, jornada de ciclismo vivida. Fuera ha comenzado a llover y cayó la noche, para la próxima prometemos diseñar un recorrido por senderos menos pedregosos.